Mérida está plagada de casas, avenidas, parques y otros espacios públicos que no escaparon a las luces y ornamentos propios de la temporada navideña; todos a excepción de uno: el Parque de la Paz. Ubicado al poniente de la capital yucateca, en una zona de actividad preferentemente matutina, el antiguo y clásico parque que algunos también han llamado como el “de los enamorados” fue olvidado por completo en cuanto a decoraciones decembrinas. Sin saber por qué, vecinos de colonias cercanas se quedaron esperando el encendido del parque. Algo que les tomó por sorpresa, después de que dicho lugar ha sido sede de otros eventos que congregan a los ciudadanos, como el ya tradicional “Camino de Flores”.

La decisión de no incluir a este espacio público en la iluminación decembrina, dejó pasar la oportunidad de darle un nuevo uso, un nuevo significado y de atender a la vocación que debiera ser prioridad en las ciudades: la del hábitat. Por años, la falta de luminarias adecuadas ha sido obstáculo para que el Parque de la Paz pueda ser aprovechado de noche por los meridanos. En consecuencia, el lugar se vuelve inseguro por la oscuridad que impera en varias de sus áreas. Aún cuando recibió una “cirugía estética” mayor en años pasados, el esplendor del sitio se pierde al ocultarse el sol y se transforma en un lugar temido, solitario e idóneo para ser víctima de cualquier delito. La situación parece no estar cerca de cambiar, pues aunque ha sido exitosamente utilizado para el “Camino de Flores” y otras exposiciones, incluso comerciales, todo se concentra en la parte colindante a la entrada de la Expenitenciaria Juárez y únicamente por escasas semanas.

De nuevo, esa falta de visión de la autoridades de  Mérida se hace presente. Pues se deja pasar la ocasión de contar con un nuevo y permanente espacio de reunión, convivencia y sano entretenimiento. Se trata de un lugar que sería de provecho para los vecinos de zonas habitacionales cercanas y que les evitaría tener que trasladarse a parques o espacios públicos más alejados en busca de una opción gratuita de esparcimiento. La iluminación navideña hubiera sido el momento idóneo para darle una correcta dinámica nocturna al Parque de la Paz, para disfrutar de sus jardines arbolados y su imponente fuente central.

 

 

 

 

 

 

Jorge David Guzmán Moguel

Jorge David Guzmán Moguel

Licenciado en Periodismo, especialista en temas de divulgación y comunicación organizacional.

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx