Como cereza de un pastel que se “cocinó” con accidentes mortales, señalética en mal estado, falta de uso de los puentes peatonales y baches; un derrumbe en uno de sus puentes fue la noticia con la que cierra y será recordado el periférico de Mérida al finalizar el 2019. La vialidad que rodea a la ciudad de Mérida ha cobrado 25 vidas, a unos días de finalizar el año. Decesos que fueron resultado de accidentes de tránsito provocados, en la mayoría de los casos, por la imprudencia, exceso de velocidad o por violar el reglamento.

25 muertes que se contabilizan como parte de las 300 que derivaron de siniestros de tránsito, de acuerdo a lo que en medios de comunicación infromaron a unos días de iniciar un nuevo año. Cifras alarmantes que pueden entenderse también como resultado de la costumbre de manejar “a la ofensiva” y no a la defensiva, no sólo por parte de los guiadores de vehículos, sino también por quienes transitan a bordo de motocicletas, bicicletas y triciclos.

Incluso los peatones, en ocasiones caminan sin precaución, sin hacer caso de los semáforos instalados en el Centro Histórico, sin hacer uso de los puentes construidos e instalados en el periférico especialmente para ellos. Y aunque la queja constante, de quienes tiene que cruzar a diario el anillo vial, es que las mencionadas estructuras son insuficientes, «que están muy altas», que debe caminar muchos metros más para utilizarlas, etc., tal vez ese esfuerzo físico extra sea lo que les salve la vida.

En la gran avenida de tres carriles y puentes de desviación, igualmente hubo muchas carencias este año. Carencias que también juegan un papel al momento de los accidentes, entre ellas, sí, los contados puentes peatonales en sus 50 kilómetros. Dichas construcciones también carecen de la iluminación adecuada, lo que las hace peligrosas para utilizarlas de noche, además de que necesitan mantenimiento.

Asimismo, la carpeta asfáltica este 2019 cierra con numerosos baches, mismos que han sido reportados en cantidad de ocasiones en las redes sociales; estos huecos en las calles pueden provocar accidentes y ponchaduras de llantas (situación que agrava la economía de las familias). De igual forma la señalética no está del todo completa en el periférico, pues se requieren muchas más indicaciones o recordatorios, como aquella que indique a los motociclistas que por reglamento no pueden subir los puentes o que deber ir en el carril izquierdo, al igual que los camiones de carga. Por si fuera poco, el derrumbe de dos tramos del distribuidor vial ubicado en el entronque de a calle 50 (que le dejó dos huecos de considerable tamaño), debiera interpretarse por las autoridades como la última llamada para darle el mantenimiento que necesita urgentemente.

 

*Imágenes: Fotopress

 

 

Jorge David Guzmán Moguel

Jorge David Guzmán Moguel

Licenciado en Periodismo, especialista en temas de divulgación y comunicación organizacional.

Comparte:

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx

Please follow and like us: