Las principales galerías de Mérida, sí están manejadas por personas que saben del mercado del arte, mas le apuestan a lo seguro. Podemos encontrar artistas oaxaqueños, papalotes de Francisco Toledo, obras de Rafael Coronel o Pedro Friedeberg, pero vemos pocos creadores yucatecos o locales. Esto se debe, en parte, porque este mercado en México es difícil en general; y posiblemente sea aún más limitado en nuestro Estado. Hay extranjeros y gente de otras partes del país que están radicando en Mérida, los cuales buscan el trabajo de los artistas mencionados anteriormente, sin embargo, desconocen las propuestas que hay en Yucatán.

(Galería Bernardini en Santa Ana)

Por otro lado, hay insuficiente oferta cultural para aquellos que no viven en el centro de Mérida e incluso pienso que habría que repensar los espacios. En nuestra ciudad hay mucho potencial para poner galerías, no obstante, éstas no deberían ser responsabilidad del gobierno local o estatal, sino de particulares que deseen crecer y fomentar este negocio. De otra forma continuarán los restaurantes, bares y plazas, pero no habrá acceso al arte; seguirán siendo fraccionamientos satélites en cuanto a expansión cultural. Por ejemplo, tenemos recientemente el caso de la Galería Terracota, que tuvo una exposición de obras en el Country Club, buscando precisamente un mercado seguro más allá del centro, pero nuevamente, entre personas con alto poder adquisitivo.

(Galería Bernardini)

En cuanto a espacios para artistas urbanos desconocidos o en la periferia, el gobierno estatal sí podría, y sería muy útil, que los apoye con conocimiento acerca de lo que tienen que hacer para promocionar su marca. Otro ejemplo está con el ilustrador y diseñador Dieder Tzakum, quien me comentó que fue hasta hace poco que supo como manejar Instagram para su marca. Es decir, se deben hacen publicaciones de 3 en 3, utilizar una paleta de colores que no desentone con la obra o cause ruido, evitar posts fuera de lugar, etc. Esto es algo que muchos artistas desconocen. Con esto no sólo habría mayor capacitación, sino también mayor producción e ingresos para muchos ciudadanos que se dedican al mercado del arte.

Aunque repito, una responsabilidad dividida ayudaría mucho; con ello me refiero a que tal vez las galerías privadas podrían compartir sus conocimientos con galerías pequeñas para promocionar ese talento local, que ellos ni siquiera contemplan. No creo que “hacer más chico el pastel” sea la solución para nadie, al contrario, un mercado amplio abre muchas oportunidades.

 

(Obra de la artista egresada del ESAY: B. Paola Abugannam)

Finalmente, Mérida no sólo es el Country, Gran San Pedro Cholul, Ciudad Caucel, Miraflores o Plan de Ayala. Hay que observar lo que sucede en las comisarías segregadas, no es necesario hacer espacios tan grandes como el Centro Cultural del Sur; podría ser algo pequeño, pero movido con mucha voluntad y esfuerzo. La opción de un modelo itinerante es más complicada, puesto que hace más lenta la producción artística porque en los centros culturales se imparten talleres, además de exponer la obra. Yo, que trabajo en comisarias, he constatado que la gente tiene muchos deseos de generar o crear arte, no obstante, los encasilla la sociedad, el gobierno, las costumbres, y hasta ellos mismos sobre lo que deberían hacer. Sí hay interés de su parte por las propuestas que reciben por parte del gobierno. Como sociedad deberíamos ayudar a cambiar nuestra perspectiva sobre lo que creemos para así apoyar y validar a los artistas potenciales que podrían poner en el mapa a Mérida como una verdadera metrópoli cultural.

*Foto de portada: Papalote de Toledo en Galería Terracota

 

 

 

Gabriel E. Chacón Lizarraga

Gabriel E. Chacón Lizarraga

Diseñador de productos y Maestro en Ciencias y Artes para el Diseño por la Universidad Autónoma Metropolitana, Campus Xochimilco. Ha sido profesor docente de Creatividad y del Taller de Diseño en la Universidad Modelo. También se ha desempeñado como diseñador gráfico para MVS Radio y como cartonista en La Jornada Maya. Su trabajo principal ha consistido principalmente en conducir la firma personal de diseño, nombrada Chakz Armada.

Ha impartido varios talleres de papiroarmables en diversas instituciones, y de creación de juguetes basados en relatos regionales, con el apoyo de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida.

Comparte:

Facebook
Twitter

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx

Please follow and like us: