El legado de una ciudad, una visión con perspectiva de género

Considero relevante comenzar con la reflexión del término Género. Esta palabra que está presente en los discursos y políticas públicas actuales en todo el mundo, y que ha cobrado fuerza en los últimos 30 años con los movimientos sociales encabezados por mujeres, que visibilizan sus desigualdades en el ámbito social, político y urbano.

Pero ¿qué entendemos por Género?

Podemos asumir que el Género, como construcción social, es un término relativamente nuevo, sobre todo enfocado por la psicología moderna a los roles de hombres y mujeres, y su conducta ante la sociedad, o incluso a los estereotipos asociados al sexo; sin embargo, en nuestro idioma, Género se refiere al conjunto de cosas o de personas que comparten características similares.

El periodista alemán Ilya U. Topper, afirma que el término Género ha sido mal empleado en México, y que el neologismo se deriva del inglés, que se ha utilizado en español con varias acepciones, pero que nunca significa sexo; para él, el denominado Enfoque de Género, es una trampa en la que cayó el feminismo en los años 90.

Actualmente ¿Cuál es la realidad que vivimos?

En los últimos 30 años el movimiento feminista ha tomado fuerza y escala, y se han sumado a él diferentes vertientes, desde un punto de partida con poco fundamento teórico, pero con un creciente descontento, sobre todo por las desigualdades sociales y políticas entre hombres y mujeres.

Esto no ha sido diferente en el ámbito urbano, sobre todo en la planeación de las ciudades que hoy en día segregan, dividen, realzan las diferencias socio económicas y, en ocasiones, excluyen a grupos vulnerables e invisibilizados; realidades que se materializan en grandes muros ciegos que dividen lo seguro de lo inseguro, amplias vialidades que dan preferencia a la movilidad motorizada por sobre los vehículos de tracción humana y peatones, y en la falta de espacios públicos donde realmente se pueda ejercer la democracia y el derecho a la Ciudad.

Cabe mencionar que, actualmente en México, según datos oficiales, el 37% de los cargos públicos son ocupados por mujeres, dato que ha ido incrementando los últimos 10 años por normativa en temas de paridad; por otro lado, la representación de mujeres en cargos directivos en empresas privadas únicamente es de 3 de cada 10, aunado a que estadísticamente estas mujeres ganan 15% menos que los hombres y, en ocasiones, cumplen con jornadas más largas, pues muchas de ellas trabajan por objetivos sin horario laboral.

La realidad que vivimos es desigual entre hombres y mujeres, y es esta desigualdad la que ha impulsado grupos feministas emergentes, cada vez más radicales, que luchan por la igualdad de sus derechos.

El legado de una ciudad, una visión con perspectiva de género

¿CUÁL ES EL RETO DE LAS MUJERES EN ESTA REALIDAD?

Las mujeres han cumplido históricamente con las labores asociadas al rol que la sociedad ha impuesto en ellas y, a través de los años, han logrado desenvolverse en los roles que estaban culturalmente asociados a los hombres sin dejar de lado sus tareas del hogar y del cuidado de la familia. Cumplir este doble rol en la sociedad, entender las necesidades básicas familiares y tener una preparación profesional de alto nivel, ha requerido un esfuerzo notable; por otro lado, este esfuerzo ha permitido que sus aportaciones en el ámbito urbano estén bien enfocadas a la sostenibilidad y sobre todo a la visión de futuro.

El director ONU-Hábitat del Caribe y América Latina, Elkin Velásquez, le pregunta a Raisa Banfield Vicealcaldesa de Panamá en una entrevista, ¿cuál es el reto a vencer para contar con mayor liderazgo de la mujer, así como más líderes sociales?; la Vicealcaldesa contesta con total serenidad: “El reto no es convencer a los hombres de que las mujeres tienen que ocupar los espacios que les corresponden, sino convencerse ellas mismas que tienen que aportar, y que son imprescindibles para el desarrollo sostenible, que además son quienes tienen el talento de realizar varias tareas en simultáneo, de apropiarse y de dejar un legado, es por esto que el reto tiene que ser asumido por las mujeres”.

El legado de una ciudad, una visión con perspectiva de género

¿Cuál es el legado de Ciudad y la Visión a la que aspiramos?

Hombres y mujeres por igual aspiramos a vivir en una Ciudad que eleve nuestra calidad de vida, eso es seguro. Sin embargo, hoy esa aspiración debe estar enfocada a trabajar en el legado que dejamos a las siguientes generaciones.

Este legado a largo plazo –la permanencia de nuestras ciudades y su sostenibilidad–, sólo puede ser lograda integrando la perspectiva de género en su planeación, gestión y desarrollo; entendiendo el género más allá del uso común de las diferencias culturales entre hombre y mujeres, en su sentido más amplio, integrando a todos los grupos invisibilizados, minoritarios, vulnerables, en una perspectiva de equidad, donde todos los ciudadanos puedan sentirse identificados.

Lograr esta visión con perspectiva de género requiere que, tanto hombres como mujeres, asumamos nuestras responsabilidades, independientemente de los roles culturales; que las mujeres se empoderen y se conviertan en la voz de estos grupos vulnerables delante de los tomadores de decisiones; y que la planeación de las ciudades tenga como columna vertebral la participación ciudadana, asegurando la representatividad de todos los géneros o grupos en estos procesos.

Habiendo dicho esto, dentro del marco temático del mes de marzo, donde recordamos la lucha de las mujeres por conseguir esta igualdad en sus derechos, yo, como mujer, arquitecta, diseñadora urbana, docente, ama de casa y madre de familia, asumo mi responsabilidad dando voz a todos aquellos géneros que han quedado fuera de los procesos de hacer Ciudad, y reitero mi compromiso con el proceso de construir comunidad y mi vocación hacia los proyectos de impacto social.

 

El legado de una ciudad, una visión con perspectiva de género

 

En México, según datos oficiales, el 37% de los cargos públicos son ocupados por mujeres, la representación de mujeres en cargos directivos en empresas privadas únicamente es de 3 de cada 10, aunado a que estadísticamente estas mujeres ganan 15% menos que los hombres.

María Isabel Velázquez Celorio

María Isabel Velázquez Celorio

Arquitecta con Maestría en Desarrollo Urbano. Directora de Consultores en Diseño Urbano.

Suscribirse

Más leídos

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx