Niñez al Pedal: una apuesta para que las infancias disfruten las ciudades

Hay una frase dentro del urbanismo feminista que nos guía, como estrella en el monte: “cuando hagamos ciudades accesibles para todas las personas, de modo que una infancia pueda trasladarse sola, entonces habremos construido ciudades verdaderamente accesibles: ciudades humanas”.     

Actualmente, nuestras realidades en la ciudad de Mérida son lejanas a esta apuesta; la mayoría de la población se traslada en transporte público, de acuerdo con cifras del Observatorio de Movilidad de Mérida, sin embargo, la ciudad que habitamos está pensada para satisfacer las necesidades de los automotores privados, aunque estos representen una minoría en las ciudades.     

Construir ciudades pensadas en el automóvil deriva en vialidades de alta velocidad, y con infraestructura que violenta a las personas que eligen otros modos de transporte, como la bicicleta o la peatonalidad. Factores como las glorietas amplias que hacen que cruzar sea tedioso y peligroso, avenidas sin infraestructura de apaciguamiento vehicular como pasos peatonales elevados, zonas de 30 km/h como parques, centros educativos y hospitales sin señalamiento ni regulación de esos límites de velocidad, no solo por factores externos, como pudiera ser la secretaria de seguridad pública, sino los propios procesos vecinales de regulación que pudieran construirse, entre otras características de la ciudad, no hacen difícil entender por qué no querríamos que una infancia se trasladara sin acompañamiento de una persona adulta de su confianza.

“Cuando hagamos ciudades accesibles para todas las personas, de modo que una infancia pueda trasladarse sola, entonces habremos construido ciudades verdaderamente accesibles: ciudades humanas”.

 

Niñez al Pedal- una apuesta para que las infancias disfruten las ciudades

¿Qué pasa con las infancias y su crianza en Mérida?

Las familias enfocadas al cuidado de las infancias y juventudes suelen tener estilos de crianza que priorizan el esparcimiento en casa o zonas habitacionales cerradas, motivados por las violencias que se viven en las ciudades viales, patriarcales, entre otros peligros que pueden habitar en las calles, que vulneran sobre todo a aquellas personas que están aprendiendo a relacionarse y desarrollarse: las infancias. 

¿Qué implicaciones pueden tener estas limitantes en el desarrollo de las infancias?, actualmente no se han estudiado estas dinámicas sociales en la ciudad de Mérida y los procesos que pudiera detonar en las infancias y juventudes, sin embargo, es común ver que estas son quienes mayormente tienen conductas de riesgo en los espacios públicos, como cruzar vialidades sin analizar todo el contexto, o usar la bicicleta como un medio de recreación y no con las responsabilidades que esta conlleva cuando se usa como medio de transporte. 

Complementario a esta reflexión, podemos ver que las infancias que cuentan con un estilo de crianza hipervigilante y autoritario basado en la sanción y la represión tienen mayores posibilidades de convertirse en personas adultas impulsivas, con poca autodeterminación y con pocas habilidades sociales, de acuerdo a estudios de crianza realizados en el estado de Yucatán (Mirta Margarita Flores Galaz-Elías Alfonso Góngora Coronado-María de Lourdes Cortés Ayala, 2005). Este texto no busca juzgar a las familias que toman decisiones en torno a sus crianzas, ni a las infancias que van formándose como ciudadanos en sus entornos urbanos, sino mirar que el contexto urbano actual limita las posibilidades para la construcción de autonomías en las etapas tempranas del desarrollo.

«Las infancias que cuentan con un estilo de crianza hipervigilante y autoritario —basado en la sanción y la represión— tienen mayores posibilidades de convertirse en personas adultas impulsivas, con poca autodeterminación y con pocas habilidades sociales».

 

Niñez al Pedal- una apuesta para que las infancias disfruten las ciudades

¿Qué podemos hacer para formar infancias más libres y gozosas en los entornos urbanos?

Acercarles conocimiento y herramientas para que, en la medida de sus posibilidades, intereses y contextos, puedan tomar sus propias decisiones en torno a cómo se desarrollan en el ambiente. Es por ello que, desde Reflexión y Acción Feminista, facilitamos la “bici escuela: Niñez al Pedal”, en la cual los participantes aprenden sobre la bicicleta y formas seguras para utilizarla como medio de transporte.      

Infografía Bici Escuela- Niñez al pedal

«Desde Reflexión y Acción Feminista, facilitamos la “bici escuela: Niñez al Pedal”, en la cual los participantes aprenden sobre la bicicleta y formas seguras para utilizarla como medio de transporte».

Niñez al Pedal- una apuesta para que las infancias disfruten las ciudades

Un camino hacia la independencia y el cuidado colectivo

La última edición de este taller se realizó en la colonia Vergel en el sur de la ciudad, en el marco del proyecto “Entornos Amables”, en el mes de diciembre de 2023. Posterior al taller, que duró 4 semanas, las infancias y sus cuidadoras madres de familia y docentes que se sumaron al taller sintieron la confianza de habitar y defender su lugar en el entorno y las calles. Se construyó un sentido de comunidad dirigido al cuidado de las personas con quienes comparten la vía, pero sobre todo, la posibilidad de generarse autonomía; como Jennifer, quien para el final de la bici escuela había decidido dejar atrás las rueditas de apoyo que hasta ahora le ayudaban a mantener el equilibrio en la bicicleta. 

Para el mes de enero de 2024, en una visita de seguimiento a la comunidad, las docentes nos compartieron que algunas de las personas participantes del taller habían adoptado la bicicleta como su medio de transporte para trasladarse de la escuela a su casa, además de convertirlo en un medio recreativo cotidiano.

Las facilitadoras de este taller, así como el de las 11 ediciones pasadas a lo largo de estos 10 años de articulación colectiva, nos sentimos muy felices y honradas de poder ser parte del camino de las participantes de esta bici escuela, en cualquiera de sus modalidades. Nos llena de alegría verlos alcanzar sus metas y contagiarles la posibilidad de escoger la bicicleta como medio de transporte. Queremos ser cada vez más ciclistas, más seguras y más comprometidas con el cuidado colectivo para todas las personas que habitan nuestros entornos.

La apuesta desde Reflexión y Acción Feminista es poder construir entornos en donde las mujeres, juventudes, infancias y personas de la disidencia sexo genérica, podamos habitar entornos más amables, ciudades gozosas, y construirnos nuestras autonomías corporales, colectivas y territoriales para desarrollarnos plenamente. 

Confiamos en el tejido social y los procesos colectivos, y esto, por supuesto, incluye a las infancias.

Nos vemos en las calles.

Paola Becerra
Ciclista urbana, activista feminista y psicóloga. Colaboradora de la colectiva Reflexión y Acción Feminista.

paolabecerra@rafeminista.net