¿Para que sirve el Programa Municipal de Desarrollo Urbano del Municipio de Mérida (PMDUM)? ¿es realmente un documento de planeación? ¿es un mero formulismo para cumplir con lo dispuesto en las Leyes de Asentamientos Humanos, federal y estatal? ¿es un instrumento que se observa? Estas son algunas de las cuestiones que surgen cada vez que se presenta una consulta ciudadana para obtener el consenso de los programas. En este caso, estamos ante el proceso de consulta y, en su caso, aprobación de la modificación del PMDUM de 2017.

Haremos una reflexión de dos problemáticas bien conocidas que aquejan la ciudad y que traen fuertes costos sociales, económicos y ambientales: la expansión y dispersión urbana y el déficit de parques públicos de recreación. Veremos si las propuestas de reforma establecen las bases para revertir, o cuando menos controlar, estas dinámicas.

En relación a la expansión, dispersión y desarticulación de la ciudad, en el apartado de Antecedentes del Programa (tanto del vigente como en el texto propuesto) se enuncian los problemas que se generan para la movilidad y transporte, para la calidad del espacio urbano y para la formación de una periferia dormitorio. Sin embargo, en el Apartado Estratégico, se propone una zonificación en la cual la Zona 2 de Crecimiento Urbano abarca una superficie muy grande, 18,909 has. (las hectáreas al interior del periférico suman 16,267). Asimismo, en las Zonas 3 y 4, de Preservación y Conservación Ecológica también se permite la construcción de asentamientos habitacionales, la diferencia es que el desarrollador inmobiliario tendría que construir la infraestructura. Esta zonificación del Programa formulada en 2017, se mantiene sin cambios.

El argumento que ofrece el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) es que los fraccionamientos ya estaban autorizados desde 2017. Cabe mencionar que los permisos se otorgan para varias etapas de construcción, que pueden estar planeadas con varios años y hasta lustros de antelación. Una segunda explicación para justificar la espléndida oferta de área de crecimiento, son las proyecciones demográficas y la futura demanda de vivienda. En los cálculos de las necesidades de suelo para vivienda a futuro, se establece, con criterios desconocidos y sin sustento, una densidad sumamente baja, 37.4 hab./ha. Además, el IMPLAN no considera que de acuerdo al último censo de población había 57,944 viviendas desocupadas que podrían satisfacer la demanda para los próximos 20 años.

 

 

En cuanto a la segunda problemática de nuestra ciudad, la oferta de espacios de recreación abiertos a todo público, tales como parques recreativos y jardines, tenemos que éstos no han crecido de acuerdo a la expansión de la mancha urbana y al aumento de la población. Existe un déficit importante de lugares de esparcimiento y ocio con vegetación, donde la población pueda ejercitarse e interactuar. Escasez que se debe a las disposiciones contenidas en la leyes y reglamentos municipales y estatales, relativas a las áreas de donación (destinados a equipamientos) de los fraccionamientos y desarrollos inmobiliarios, a los que los Programas de Desarrollo Urbano se ajustan.

En la propuesta del Programa sometido a consulta, prácticamente no se mencionan las áreas de donación y si, en cambio, se incorpora el Sistema de Gestión de los Espacios Públicos, documento elaborado por el IMPLAN en el año 2018. El problema es que existe una confusión de términos en el nuevo texto, al igual que en el que se pretende derogar.

En ambos documentos, el espacio público incluye los lugares de recreación y de deporte (haciendo a un lado los de flujos y movilidad considerados en la Ley General de Asentamiento Humanos Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, LGAHOTDU, 2016). También, se asienta que los equipamientos incluyen, entre otros, los espacios de recreación. Y por otro lado, las áreas verdes son consideradas como un elemento separado de los anteriores, no obstante que en el apartado de Antecedentes se cuantifican en un mismo paquete: parques, jardines y áreas verdes. Espacios públicos, equipamientos y áreas verdes son tratados como tres elementos separados, cada uno con su “línea estratégica”, “estrategia” y “acciones”; aún cuando los tres hacen referencia a los lugares de recreación públicos.

Además de esta inconsistencia y confusión, tenemos la generalización de las propuestas. La Ley General formula que los parques recreativos deberán ser reglamentados en los Programas de Desarrollo Municipales, “en éstos se detallarán los lineamientos de elaboración de proyectos, seguimiento, y hasta su evaluación”, y se garantizará una dotación suficiente por habitante y ubicación adecuada, en concordancia con las disposiciones nacionales (Artículo 76 de la LGAHOTDU). En la propuesta de modificación son muy socorridos los vocablos: promover, dotar, ampliar y garantizar cobertura e impulsar la dotación equitativa y estratégica; éstos, referidos a los espacios públicos, a los equipamientos y a las áreas verdes.

“Los enunciados de la propuesta de actualización del Programa en torno a las dos problemáticas: la descontrolada dispersión urbana y el déficit de áreas de recreación; hacen evidente que dichos procesos no serán revertidos, como tampoco lo han hecho los programas anteriores”.

 

Los enunciados de la propuesta de actualización del Programa en torno a las dos problemáticas: la descontrolada dispersión urbana y el déficit de áreas de recreación (entre muchas que podrían estudiarse); hacen evidente que dichos procesos no serán revertidos, como tampoco lo han hecho los programas anteriores.

Los límites de crecimiento de la urbe y la compatibilidad de los usos del suelo son las disposiciones contenidas en los programas que han sido medianamente observadas. El resto de los contenidos no han tenido ningún efecto sobre el territorio. La formulación del Programa y su consulta se han tomado como meros trámites y su inobservancia no tiene ninguna consecuencia.

El Ayuntamiento de Mérida debería ejercer las facultades que constitucionalmente le corresponden de reglamentar la producción y organización del territorio municipal. Los Programas tendrían que ser elaborados con miras a que sean cabalmente cumplidos, por aquellos responsables de emitirlos y por la ciudadanía en general. Además, tienen que ser eficaces en la solución de problemáticas que aquejan nuestra ciudad.

Susana Pérez Medina

Susana Pérez Medina

Doctora en Urbanismo por la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabaja en el Departamento de Ecología Humana de Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, Unidad Mérida.

Suscribirse

Últimas publicaciones

EN CONTEXTO… El Centro Histórico de Mérida

EN CONTEXTO… El Centro Histórico de Mérida

    Nos volvemos a encontrar en este ejemplar número 17, en el que abordaremos el tema del CENTRO HISTÓRICO DE MÉRIDA. Poniendo en contexto el tema, describiré las principales características que posee esta bella zona de nuestra ciudad capital. Para hablar de...

leer más

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx