Economía circular en las construcciones, desafíos y oportunidades

La economía circular es un enfoque de gestión de recursos que busca maximizar la eficiencia en el uso de materiales, reducir el desperdicio y minimizar el impacto ambiental, promoviendo la reutilización, la reparación y el reciclaje de productos y materiales. En la industria de la construcción, la implementación de acciones de economía circular presenta tanto desafíos como oportunidades significativas.

La industria de la construcción es una de las más intensivas en recursos del mundo, extrae y consume una gran cantidad de materias primas, para después generar grandes cantidades de residuos. La implementación de la economía circular en este sector se ve obstaculizada por varias barreras, como la falta de conciencia sobre los beneficios de este enfoque, la falta de estándares y regulaciones claras, y la resistencia al cambio por parte de los actores tradicionales de la industria. Es necesario proponer un radical cambio de paradigma.

Uno de los mayores desafíos radica en cambiar la mentalidad arraigada en la industria. Durante décadas, el enfoque predominante ha sido lineal: extraer, producir, utilizar y desechar. La transición hacia un modelo circular requiere un cambio cultural significativo, tanto a nivel empresarial como entre los consumidores y la sociedad en general. Convencer a las empresas de construcción de adoptar prácticas más sostenibles puede ser complicado, especialmente si implica costos adicionales o cambios en los procesos establecidos. Además, muchos clientes aún no están dispuestos a pagar más por proyectos que sigan principios de economía circular, lo que dificulta la adopción generalizada de estas prácticas.

A pesar de estos desafíos, existen áreas de gran oportunidad para implementar la economía circular en la construcción. Una de ellas es el diseño de edificaciones modulares y desmontables. Estas estructuras están diseñadas para ser fácilmente desmontadas al final de su vida útil, permitiendo la reutilización de materiales y componentes en nuevas construcciones. Además, el uso de materiales reciclados o de origen sostenible, como la madera certificada o el concreto reciclado, está ganando popularidad en la industria. Esto no solo reduce la demanda de recursos naturales, sino que también disminuye la huella ambiental de los proyectos de construcción.

Otro aspecto clave es la gestión de residuos. Implementar prácticas de reducción, reutilización y reciclaje de residuos es fundamental para avanzar hacia una economía circular. Esto incluye la clasificación de los materiales en el lugar de trabajo, el fomento de la reutilización de materiales en proyectos futuros y la creación de infraestructuras para reciclar materiales como el concreto, el metal y el plástico.

Además, la digitalización y la tecnología pueden desempeñar un papel crucial en la transición hacia la economía circular en la construcción. El uso de BIM (Building Information Modeling) y la implementación de sistemas de gestión de proyectos basados en la nube pueden mejorar la eficiencia y la coordinación en la obra, reduciendo así el desperdicio de materiales y recursos. Asimismo, la tecnología de la construcción aditiva, como la impresión 3D, permite la fabricación de estructuras complejas con una cantidad mínima de material, reduciendo el desperdicio y la energía necesaria para la construcción.

Si la industria y la sociedad en su conjunto pueden abrazar estos cambios, el futuro de la construcción podría ser más verde y más responsable.

Raúl Asís Monforte González
Ingeniero Civil y Maestro en Arquitectura de Paisaje y en Energías Renovables. Presidente del Consejo Directivo de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción Delegación Yucatán.

raul@mienergiamx.com