Anteriormente hablamos de la importancia de aspirar a ser una ciudad inteligente, con los criterios de sustentabilidad y sostenibilidad que van más allá de componentes meramente tecnológicos. Ahora, es importante que hagamos una reflexión crítica y realista sobre la situación de la ciudad de Mérida, y sus expectativas de convertirse en una Smart City a mediano o largo plazo.

Recordemos los tres aspectos mencionados para hacer de una ciudad una Smart City, como dijimos, el ¿qué?, el ¿cómo?, y el ¿quién?, al momento de hacer ciudad.

1. Colocar en el centro del desarrollo de la ciudad a las personas y su calidad de vida.
2. Lograr la eficiencia en la gestión urbana.
3. Alcanzar la gobernanza en la planeación y toma de decisiones.

¿Cómo se encuentra nuestra ciudad en cada uno de estos aspectos?

Desde luego, no vamos a realizar un diagnóstico puntual en este artículo, en anteriores números de la revista MetrópoliMid se han analizado y diagnosticado muchos de los componentes de la ciudad, necesarios para ser una metrópoli eficiente y sustentable. El objetivo ahora es poner preguntas sobre la mesa, para que juntos sigamos reflexionando y mejorando cada uno de estos temas.

 

 

 

 

Colocar en el centro del desarrollo de la ciudad a las personas y su calidad de vida –el qué–. Aquí las preguntas son: ¿sabemos qué tipo de ciudad queremos ser?, ¿existe una visión consensuada y clara de la Mérida que queremos?, ¿tenemos los instrumentos de planeación necesarios para alcanzar esta visión y vocación de ciudad?

Lograr la eficiencia en la gestión urbana –el ¿cómo?–. Sí, existe tecnología de punta sobre automatización y digitalización que podemos utilizar en beneficio del desarrollo de la ciudad, pero también existen condiciones básicas y mínimas que debemos garantizar antes. El paso de la última tormenta –Grace–, dejó en evidencia lo frágil que es la infraestructura de servicios básicos en nuestra zona metropolitana, donde hasta el momento de escribir estas palabras un gran número de personas aún no recuperan su servicio eléctrico o de telefonía. Lo mismo sucede con la falta de drenaje y el mal manejo de las aguas pluviales, sin mencionar el paso a desnivel que sigue bajo el agua.

De igual forma, existen innovadores proyectos de recolección de datos en tiempo real y de tecnología aplicada a la movilidad, ¿pero tenemos un transporte público lo mínimamente eficiente como para poder implementar este tipo de acciones?, ¿nuestro sistema de movilidad podría mejorar únicamente con tecnología, o nos falta dar muchos pasos previos más?

En este mismo orden de ideas podemos plantearnos preguntas similares sobre el manejo del agua, la basura, el uso de energías renovables, etc. Es indispensable considerar la situación de los problemas actuales que tiene Mérida en temas tan complejos y centrales como estos, para plantear un escenario realista de aspiración hacia una ciudad inteligente.

Alcanzar la gobernanza en la planeación y toma de decisiones –el ¿quién?–. ¿Existe un tercer sector consolidado en la Zona Metropolitana?, ¿existen espacios reales y efectivos para que la sociedad civil, los colegios de profesionistas, la academia, las ONGs, y demás organizaciones ciudadanas, puedan realmente incidir en la toma de decisiones y en el futuro de la ciudad? Tomando en consideración estos tres aspectos, ¿se puede aspirar a que Mérida sea una Smart City si sigue creciendo de manera desordenada y expansiva, sin resolver problemas de fondo como la movilidad, el manejo del agua y la infraestructura?

La respuesta sincera y objetiva a estas preguntas es de gran relevancia para transitar realmente hacia una ciudad inteligente. Es importante aspirar a ser una Smart City, pero no se puede correr antes de caminar; quizá sembrar cientos de semáforos peatonales no es tan eficiente en una ciudad sin andadores, llena de obstáculos y que, francamente, no se puede caminar.

 

 

 

 

 

“Es importante aspirar a ser una Smart City, pero no se puede correr antes de caminar; quizá sembrar cientos de semáforos peatonales no es tan eficiente en una ciudad sin andadores, llena de obstáculos y que, francamente, no se puede caminar”.

David Montañez Rufino

David Montañez Rufino

Fundador y Director General de la plataforma urbana M50: organización ciudadana dedicada a promover una ciudad pensada, diseñada y construida mediante gobernanza; con espacios públicos de calidad, sistema de movilidad integral y desarrollo urbano sostenible.

Suscribirse

Últimas publicaciones

¿Hacia dónde nos dirigimos?

¿Hacia dónde nos dirigimos?

La evolución experimentada por el sector energético en los últimos 25 años, ha sobrepasado cualquier pronóstico. Hoy, la energía se ha constituido en un pilar indispensable dentro de las estrategias políticas y sociales de muchas de las economías del mundo, y es...

leer más
Smart City Expo Latam Congress 2021

Smart City Expo Latam Congress 2021

  Imagina una ciudad donde tus necesidades particulares puedan ser transmitidas a quienes toman decisiones, a través de apps y/o dispositivos tecnológicos capaces de recoger información para traducirla en todo aquello que siempre soñaste tener para ti y la...

leer más

Publicidad

advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx