De acuerdo a la conferencia (vía webinar) El ‘new normal’ en la industria del retail post Covid-19”, antes de la pandemia se estimaba que en los EE.UU. una tercera parte de los 1,200 centros comerciales cerrarían en los siguientes 10 años, debido a que no supieron evolucionar. No es el caso para el resto del mundo, en donde los centros comerciales siguen siendo exitosos; en Latinoamérica, incluido México, estos lugares tienen un rol social derivado de la falta de espacios públicos, por ejemplo. Sin embargo, es una realidad que la pandemia del Covid-19 rompió por primera vez la cadena de valor de la industria de los centros comerciales.  

En mayo, el periódico “El Financiero” en una entrevista con la Unión de Retailers de México (URM), señaló que durante junio cerrarían alrededor de entre mil 500 y hasta 2 mil 500 locales, que representan entre 9.3 y hasta 18 por ciento de las 14 mil tiendas que operan dentro de centros comerciales en el país. Esto se debe a la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los arrendadores para el pago de renta, sumado a que no habían recibido ingreso alguno desde que se iniciaron las medidas de confinamiento.

En México hay más de mil 290 centros comerciales (incluidos los de Yucatán), que significan un área abrupta rentable superior a los 27 millones de metros cuadrados, de acuerdo con la firma de análisis de Georesearch.

Desde que se dictó la emergencia sanitaria, alrededor del día 31 de marzo, la asistencia a los centros comerciales se desplomó más del 75 por ciento, pues lo único que permanece abierto son los supermercados, farmacias e instituciones bancarias.

 

 

 

Entre los giros de negocios más afectados en los centros comerciales, se encuentra el de los restaurantes. Por tal motivo se encuentran negociando individualmente con sus arrendadores, algunos sacando buenos tratos y otros no tanto. Muchos han estado tratando de subsistir con la implementación del servicio a domicilio o la suscripción a plataformas como Rappi y Uber Eats, las cuales han aprovechado la pandemia para subir sus comisiones, aunado a la correcta aplicación del impuesto que retienen dichas plataformas.  Aunque, de acuerdo a Francisco Fernández, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), solo el 15 por ciento de estos negocios lo implementaron. Aún con todo esto, las ventas no sustentan los gastos, por lo que 30 mil locatarios ya bajaron cortina indefinidamente.

El gigante Alsea, quien es operadora de Starbucks, Vips, Italiannis, Burger King, entre otras, reportó en abril una caída en ventas de 67 por ciento, y mantiene cerradas 40 por ciento de sus 2 mil 263 puntos de venta. La mayoría de estos cierres se han dado en centros comerciales, donde buscó negociar costos pero, a pesar de lograr ahorros de 113 millones de pesos, de acuerdo a su presidente ejecutivo Alberto Torrado, el gigante empresarial se ha visto en la necesidad de cerrar definitivamente varios locales.

 

¿Qué sucederá entonces con los centros comerciales? ¿Hablamos del fin de una era?, definitivamente no. Pero, como mencioné al principio de este texto, el segmento de los centros comerciales ya estaba en etapa de replanteamiento, puesto que las compras en línea crecen a doble dígito quitándole cuota de mercado a las tiendas físicas.

Definitivamente, después del Covid-19 el formato de estos sitios y su modelo de negocio tendrán que cambiar para asegurar afluencia de sus consumidores. Un ejemplo claro es que, antes, la industria retail se enfocaba en la importancia del interiorismo para hacer que los edificios no fueran simplemente funcionales, sino atractivos para poder pasar mucho tiempo dentro de ellos. Ahora, con la nueva normalidad, nos toparemos con supermercados casi desiertos, llenos de líneas en el suelo dirigiendo el tráfico, y con más de metro y medio de distancia para que los compradores se enfilen. 

Considero que, a partir de ahora, el sector de retail tendrá que generar confianza en sus consumidores y, más allá de obtener certificaciones ambientales o de ser un lugar con seguridad en salud, debe integrar estrategias que consideren la sostenibilidad. Es decir, deberá generar nuevas políticas, acciones y modelos de negocio para convertirse nuevamente en un modelo rentable.

Ahora, los centros comerciales tendrán que ser diseñados con espacios abiertos y áreas verdes. Tendrán que ser considerados, no sitios de compra, sino puntos de encuentro y de convivencia. En este punto es donde considero se encuentra el área de oportunidad. Las personas, después de estar inmersas en un mundo virtual, van a desear salir y convivir, no para comprar, sino para tener interacción personal.

Si me preguntas si las tiendas de ropa tendrán que poner mesas para tomar un café, te voy a contestar que lo más seguro es que sí.

El centro comercial físico estará obligado a ofrecer un sentido de pertenencia y comunidad que de un valor agregado y experiencial a los clientes, para que puedan convivir con familia y amigos. Los centros comerciales tendrán que desarrollar usos mixtos que consideren todas las necesidades de las personas para que, el “estar” en ellos, sea una “experiencia” única y segura.

Los centros comerciales tendrán que ser considerados, no sitios de compra, sino puntos de encuentro y de convivenciaLas personas, después de estar inmersas en un mundo virtual, van a desear salir y convivir, no para comprar, sino para tener interacción personal.

David Castro Medina

David Castro Medina

Licenciado en Derecho. Consultor empresarial e inmobiliario. Coach de emprendimiento.

Suscribirse

Últimas publicaciones

La Vivienda Post Covid-19 y las nuevas normalidades

La Vivienda Post Covid-19 y las nuevas normalidades

  Lupita y Rodrigo viven en un pequeño departamento en San Ramón Norte de Mérida, Yucatán, o en la Colonia Roma de la CDMX, o a los alrededores de San Pedro Garza en Monterrey. Si de algo se han dado cuenta durante los meses de confinamiento y lo que ha durado la...

leer más

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx