Estamos ya en nuevo año, el 2021, año que también marca el inicio de la tercera década del siglo XXI.

Comenzamos con algunas noticias alentadoras: la vacuna, en fase adelantada por la emergencia sanitaria, ha comenzado a ser aplicada en nuestro País, siendo aplicada en primera instancia a los servidores en la Salud Pública, definitivamente nada más justo que esa decisión. El proceso será largo, inició en diciembre de 2020 y llegará hasta febrero de 2021 en una primera etapa y solo para los mencionados; pero ya se dio el primer paso. Al momento de escribir este artículo, ya se habían aplicado las primeras 3,000 vacunas “casi en su totalidad” a los trabajadores de la salud. Recordemos que la vacuna es la última parte de la cadena de procesos, por lo que sigue siendo igual de importante la prevención y seguir cuidándonos.

En este artículo abordaré lo relevante de considerar adecuaciones normativas y la nueva forma de diseñar los espacios para esta vida post-pandemia.

En el tema de SALUD, las normas existentes deberán de ser modificadas e, incluso, incorporar otras, ya que la reciente experiencia con el nuevo coronavirus (SARS-Cov2) ha demostrado que en la letalidad del cuadro clínico influye en forma decisiva la capacidad de respuesta de la red asistencial, especialmente la identificación temprana de casos y la disponibilidad y acceso a cuidados críticos proporcionados por personal de salud suficiente y competente.

Tomando como referencia el documento técnico de trabajo denominado “Recomendaciones para la Reorganización y Ampliación Progresiva de los Servicios de Salud para la Respuesta a la Pandemia de COVID-19” publicado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS), relacionamos parte de lo que debería de normarse:

 

– Programa de reorganización y ampliación progresiva de los Servicios de Salud

– Medidas no farmacológicas

– Incorporar las TICs con asistencia profesional protocolizada para Telesalud o Teleconsulta

– Visitas domiciliarias

– Gestión de la oferta de camas y su ampliación, considerando la complejidad creciente de los pacientes

 – Considerar Redes de Hospitales

– Reglamentar la cadena de suministros en casos de emergencias sanitarias

 

Considero que, ante esta situación, se convierte en elemento indispensable el incorporar en los hospitales y clínicas ya de manera obligada, el uso de recubrimientos contra microorganismos y recubrimientos autolimpiables. Cabe recordar que la falta de equipo de protección a los trabajadores de la salud ha sido frecuente, por lo que según recientes informes de Amnistía Internacional y de la revista médica británica The Lance, desde el 24 de septiembre el personal sanitario mexicano está a la cabeza de fallecidos durante la pandemia en la lista de países analizados.

 

 

 

 

En el tema de EDUCACIÓN, las características que ahora debería de tener las aulas deberán de ser normadas y pasar de aulas cerradas a aulas abiertas. Cabe aclarar que aulas abiertas no se refiere a aulas sin muros o techumbres, sino se refiere a espacios mucho más amplios a los m2 promedio por aulas, donde el mobiliario y las actividades al interior del aula, son diversas y versátiles.

Es importante comentar que, con las clases a distancia, se han originado cambios en la Ley de Protección a los Derechos de Autor, en específico el artículo 107, que señala que el alumno no podrá grabar la sesión o realizar impresiones de pantalla sin el consentimiento del docente.

Cobraron mucha fuerza las reglas de NETIQUETA, esto es, las reglas de etiqueta que deben de aplicarse en las redes, concepto que existe desde fines de los 90´s y fue acuñado por Virginia Shea. Originalmente fueron diez reglas básicas, que han ido aumentando en número. Una de las más importantes de recién adición es el concepto de “desconexión digital”, esto es, la obligación de estar disponibles en un horario pre-establecido.

Como último punto, comentaré que la pandemia demostró la importancia de los ESPACIOS PÚBLICOS en las ciudades, mismos que pueden ser parte de la solución a la crisis. Se ha demostrado que los lugares al aire libre son un aliado contra la propagación del virus. Es por ello que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) organizó un concurso para buscar soluciones innovadoras de mejora de los espacios públicos.

Ahora más que nunca resulta fundamental:

 – Fomentar los lugares verdes y de proximidad en las zonas urbanas

 – Garantizar la inclusión social,

– Lugares más seguros diseñadas desde la participación y con la infancia

– Respetar las medidas sanitarias y el distanciamiento físico.

El tema del mobiliario urbano en los espacios públicos también deberá de pasar por grandes cambios como, por ejemplo, el considerar lavamanos para accionar la salida del agua con un pedal, las bancas en múltiplo de 1.50mt para guardar distancias, los depósitos de basura deberán ser de tres espacios para poder tener para orgánico, inorgánico y toxiinfecciosos.

Solo he abordado los temas de salud, educación y espacios públicos pero, definitivamente, el mundo post-pandemia será o ya es muy diferente en todos los aspectos. Tenemos mucho que aportar, mucho que adecuar.

Mis sinceros deseos para que este 2021 esté lleno de salud para cada uno de ustedes y, por supuesto, acompañado de sus familias, deseando también que la habilidad blanda de la empatía prevalezca de nosotros hacia los demás.

 

Leticia Torres Mesías Estrada

Leticia Torres Mesías Estrada

Arquitecta por la Universidad Autónoma de Yucatán. Maestra en Administración Pública por la Universidad del Valle de México.

Es especialista en Planeación Estratégica Urbana y en Ciudades Seguras por el Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano de Barcelona (CIDEU). Docente en la escuela de Arquitectura de la Universidad Modelo y Productora del programa del podcast de radio «Habitar y +».

Suscribirse

Últimas publicaciones

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx