La Pandemia de COVID-19 no sólo ha alterado los ámbitos de nuestras vidas presentando desafíos a los sistemas económicos, sanitarios y sociales a nivel global, sino que también ha presentado oportunidades para repensar, en general, las ciudades que han sido el epicentro de los contagios y, en particular la movilidad urbana, que en el caso de Mérida ha sido uno de los ámbitos que se ha intervenido a fin de reducir las aglomeraciones y posibles contagios.

En la ciudad de Mérida, caracterizada por una distribución desigual del espacio público que prioriza al transporte privado, y donde peatones y ciclistas carecen de espacios adecuados para desplazarse con seguridad y eficiencia, a finales del mes de agosto se presentó el “Plan de Mejora de la Movilidad Urbana para el Centro Histórico de Mérida” en el marco del “Acuerdo de Reapertura Económica Segura de Yucatán”.

El Plan de Movilidad tuvo como objetivos reducir las aglomeraciones, mejorar la movilidad garantizando la sana distancia a través de acciones que implicaron ampliación de banquetas con conos y macetas, mejoras de cruceros y de la accesibilidad universal, y ajustes en los recorridos y paradas (de ascenso y descenso) del transporte público, así como disminución de la velocidad a 30km/h.

Se planteó una implementación emergente, en principio hasta diciembre y que, según los resultados de las evaluaciones mensuales, se decidirá si los cambios introducidos quedan de manera permanente. Se podría considerar al Plan de Movilidad como un primer esfuerzo de gobernanza(1) local para la movilidad urbana, para el cual se firmó un acuerdo de colaboración entre el gobierno estatal, el municipal, el sector empresarial, organizaciones sociales e instituciones académicas, colegios de profesionistas y organizaciones del transporte público. Se establecieron Mesas de trabajo(2) donde se fueron tomando decisiones, se discutieron los instrumentos que se usaron para levantar la información que sirvieron para la evaluación y ajustes en la implementación, se presentaron los reportes de evaluación mensual(3) de los cambios efectuados y avances en las respuestas a las quejas de la ciudadanía.

 

 

Sin embargo, los conflictos de intereses se hicieron evidentes desde muy temprano. Por un lado, desde el sector empresarial(4) y, por otro más tarde, de las concesionarias de transporte(5), donde uno de los temas de conflicto fueron la reubicación de los paraderos de transporte público que se analiza más adelante. Cabe mencionar que, si bien no se aceptó dar marcha atrás en el Plan, ya que de parte del gobierno la respuesta fue la defensa del mismo(6), sí hubo afectaciones en relación a que se efectuaron numerosos cambios en la localización de los nuevos paraderos y con la apertura plena de la actividad comercial, se abrió la Plaza Grande al tránsito motorizado, varias calles ya no mantienen claramente definido los espacios para el peatón y, en algunas calles, el automóvil privado va acaparando nuevamente el escaso espacio vial(7).

La reubicación de los paraderos de transporte público ¿un problema público o de intereses privados?

Uno de los aspectos más polémicos del Plan de Movilidad presentado por el Gobierno Estatal ha sido, sin duda alguna, la reubicación de los paraderos de transporte público. Esta implicó un incremento de las distancias de recorrido peatonal, especialmente por parte de las personas que realizan transbordos. De hecho, parte de las discusiones en las Mesas de Trabajo de seguimiento al Plan se han centrado en este asunto.

Dado su carácter de plan emergente o proyecto piloto, era de esperarse que varios aspectos o medidas implementadas, requirieran de calibraciones, reemplazos o compensaciones. Durante los primeros días de implementación del plan, varias personas reportaron haber caminado hasta 15 cuadras entre un paradero a otro (aproximadamente 1.5 kilómetros de recorrido) cifras que exceden los límites máximos recomendables.

En respuesta a estas inquietudes, y como parte de las medidas de calibración del plan, se procedió a la reubicación de paraderos y, desde el mes de octubre, se introdujeron 5 nuevas rutas de acercamiento a paraderos que complementan a las dos rutas del Circuito Enlace que ofrece el Ayuntamiento de Mérida, buscando reducir en la medida de lo posible las distancias de recorrido en el centro.

En la segunda encuesta de percepción ciudadana aplicada por voluntarios de la Secretaría Técnica de Planeación y Evaluación (SEPLAN) durante el mes de noviembre, se observa una mejoría en los niveles de aprobación del plan de movilidad y una reducción de las quejas sobre las distancias de recorrido respecto a los datos arrojados en la encuesta del mes anterior, por lo que se infiere que las medidas y ajustes antes señalados parecen surtir efectos.

 

 

 

Pese a la mejora en algunos rubros evaluados del Plan, algunos actores que participan en las mesas de evaluación, insisten en la idea de que el Plan de Movilidad del Centro Histórico ha ocasionado la caída de las ventas y del cierre de negocios del centro por “restringir la circulación vehicular” y alejar los paraderos del centro. Conviene recordar que la pandemia de COVID-19 es un fenómeno de escala global que no sólo ha generado una profunda crisis sanitaria y económica sin precedentes, sino que también ha puesto al descubierto muchas de las fallas persistentes en las políticas sociales, urbanas y ambientales, por lo que resulta inadmisible simplificar un problema tan complejo a un mero asunto de “maceteros y paraderos”. En una coyuntura en la que se privilegian las actividades al aire libre, los espacios peatonales –lejos de ser en un obstáculo– pueden convertirse en nichos de oportunidad para la reactivación económica en el centro histórico.

Conclusiones

La pandemia del COVID-19 colocó en la agenda política la importancia de abordar la movilidad urbana, y obligó a las autoridades a introducir cambios en el Centro Histórico de Mérida. Estos cambios se estaban solicitando desde diferentes actores sociales por el bien común, por el medioambiente y por la seguridad de la ciudadanía. Si miramos hacia adelante y pensamos en una Mérida post-pandemia, tenemos que asumir que ya no podemos regresar atrás y, más allá de las resistencias a los cambios y de los intereses privados, hemos avanzado en entender que: a) la movilidad urbana tiene que ver con el modo en que funciona la ciudad y que hay varios tipos de movilidad y, b) la movilidad urbana es ya un derecho humano garantizado en la Constitución Política, lo cual obliga a los tres niveles de Gobierno a tomar medidas para realizar un acto de justicia por las inequidades espaciales o condiciones no aptas para la ciudadanía en general y las personas vulnerables en particular.

Consideramos que el Plan puede ser visto como; a) un ejercicio de gobernanza local de la movilidad urbana, que mostró la importancia de un trabajo coordinado de manera vertical (Estado-Municipio) y horizontal (actores de diferentes sectores), y que evidenció más claramente la disputa entre intereses privados y públicos en la ciudad, b) un ejercicio de urbanismo táctico de mediana duración, que permitió medir la respuesta de la ciudadanía a los cambios y realizar los ajustes necesarios para eficientizar las medidas, pero también nos sirvió para la toma de decisiones sobre cambios definitivos de largo alcance y además, facilitó c) un proceso de sensibilización y educación urbana, pues permitió que las personas experimentaran las bondades del Plan e identificaran los problemas que enfrentaban con los cambios, y finalmente, sirvió para d) mostrar que el imaginario social que plantea que “todo cambio en la movilidad del centro histórico va al fracaso, o en otra época se hizo lo mismo y no sirvió” son, hoy, creencias falsas.

Creemos que con los avances que se lograron con el Plan habrá ahora que mejorar, no sólo la reducción de las distancias a caminar, sino inclusive, el disminuir la necesidad de bajarse en el centro histórico, mediante la implementación de rutas diametrales que permitan enlazar un extremo a otro de la ciudad, medidas que irían más allá del Plan de Movilidad del Centro Histórico. Cabe mencionar que una encuesta realizada en el centro de la ciudad en 2014, arrojó que el 63% de las personas que llegan al centro en transporte público realizan transbordos, por lo que no tienen al centro de la ciudad como destino final, mientras que la Encuesta Origen Destino de 2013 señala que el centro de la ciudad representa apenas el 31% de los destinos de los viajes.

Finalmente, consideramos que el siguiente paso es extender el Plan de Mejora de Movilidad Urbana a toda la ciudad, y articularlo más estrechamente con la planeación urbana. Esto significaría una reorganización del espacio público en los términos que orienta el derecho a la movilidad urbana.

 

 

 

 

 

Referencias:

1 Si bien, actualmente, encontramos muchas definiciones de gobernanza, lo que tienen en común es que se refieren a formas y procesos de toma de decisiones, pero no todas coinciden en cómo son o deberían ser estas formas. Para efectos de este artículo, asumimos una perspectiva teórica policéntrica que es más multidisciplinaria, y plantea que la Gobernanza es la realización de relaciones políticas entre diversos actores involucrados en el proceso de decidir, ejecutar y evaluar decisiones sobre asuntos de interés público, proceso que puede ser caracterizado como un juego de poder, en el cual competencia y cooperación coexisten como reglas posibles; y que incluye instituciones tanto formales como informales. La forma e interacción entre los diversos actores refleja la calidad del sistema y afecta a cada uno de sus componentes; así como al sistema como totalidad. (Whittingham Munévar, M.V.:2010)

2 https://reporteroshoy.mx/noticias/instalan-un-equipo-de-evaluacion-del-plan-de-movilidad-del-centro-de-merida/

3 http://www.larevista.com.mx/yucatan/sociedad-civil-camaras-empresariales-y-gobierno-estatal-atienden-mejoras-a-la-movilidad-para-proteger-la-salud-y-reactivar-la-economia-55024

4 https://www.poresto.net/yucatan/2020/10/2/canaco-retira-su-apoyo-al-plan-de-movilidad-del-centro-historico-de-merida-215668.html

5 https://www.poresto.net/yucatan/2020/11/27/camioneros-exigen-el-regreso-de-paraderos-en-el-centro-historico-de-merida-224922.html

6 https://www.yucatan.com.mx/merida/si-a-minis-2000-no-le-resulta-redituable-la-concesion-que-la-deje-aref-karam https://www.poresto.net/yucatan/2020/10/3/piden-respetaracuerdos-sobre-el-plan-de-movilidad-para-el-centro-historico-de-merida-215809.html

7 https://www.poresto.net/yucatan/2020/12/7/macetas-de-adorno-automovilistas-no-respetan-estrategia-de-movilidad-en-merida-226277.html

8 BARRERA, Ángel (2014). El Sistema de Transporte Público en la Ciudad de Mérida, Yucatán: Propuesta del Eje Troncal Sur-Norte. Tesis de Licenciatura en Diseño del Hábitat. Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de Arquitectura, Mérida, México.

9 DTEY (2013), Estudio del Sistema Integrado de Transporte de Mérida. Encuesta Origen-Destino en Viviendas. Dirección de Transporte del Estado de Yucatán. Mérida, México.

Artículo escrito por:

Artículo escrito por:

Silvana Forti. Directora del Laboratorio Urbano de la Universidad Modelo y

Eduardo Monsreal Toraya. Observatorio de Movilidad Sostenible de Mérida.

Suscribirse

Últimas publicaciones

El árbol, la nueva moneda de la eficiencia energética

El árbol, la nueva moneda de la eficiencia energética

  Vivimos tiempos de cambio. Hemos visto una campaña de ahorrar energía impulsada por el gobierno federal, donde invitan a ser más eficientes en los consumos, sobre todo en las “horas pico”. Si revisamos todo el panorama energético, vislumbramos un futuro en el cual...

leer más

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx