Hoy en día, al pensar en Yucatán, empezaría definiéndonos con datos estadísticos y geográficos, como aprendimos en la escuela: Una entidad en el sureste mexicano de 2,320,898 habitantes en un territorio de 39,524.4 km2, conformada de por 106 municipios, cuya capital, la ciudad de Mérida tiene una extensión de 874.4 km2 con 995,129 habitantes, de acuerdo con datos tomados del INEGI censo estadístico del año 2020.

También pensaría en el clima cálido, y la amplia biodiversidad que habita la selva seca y subhúmeda, así como las zonas costeras donde vive, crece y se desarrolla vegetación acuática como manglares y tulares, indispensables espacios que ofrecen servicios ambientales, como el ser cuna de pesquerías; y adicionalmente su amplia distribución en la costa yucateca, ofrece protección contra huracanes y previene la erosión del suelo, lo cual nos protege contra el cambio climático.

Si una persona se acercara a preguntarme ¿Qué piensas al escuchar Yucatán? respondería con característico acento yucateco: “Bueno, pa’ empezar, Yucatán es el mejor estado de México.

Con identidad maya y española, con hechizantes atractivos en sus municipios y localidades, conectados a través de su hermosa capital. Los habitantes de la comunidad yucateca son personas participativas que se cuidan unos a otros. Y no nos queda de otra, ¡es una de las responsabilidades que agarramos por ser bien chismosos!. Pero es justo eso lo que nos hace estar siempre pendientes del prójimo. Eso sí, somos honrados, honestos y amigables, así que, si me ves por la calle, me das los buenos días o tardes o noches.

Aquí buscamos construir una ciudad inteligente, inclusiva, con perspectiva de género, eficiente en el uso de recursos y respetuosa con los derechos de todos los seres vivos a tener un espacio digno, así que no envenenes a las mascotas ni a los árboles, deja que viva el “bicho”, también los pequeños son importantes”.

Efectivamente incluí TAMBIÉN lo que me gustaría que seamos. El objetivo como comunidad, compartiendo un solo territorio (porque Marte no es opción para los 2,320,898 yucatecos contados en 2020), es ser cada vez más autosuficientes gestionando de forma inteligente los servicios integrales y, conservando nuestra identidad, espacios naturales y por supuesto, reparando lo que no hemos hecho bien.

En Yucatán 50.9% somos mujeres y 24 de cada 100 personas habla lengua Maya. Esto indica que formamos parte de una población indígena, cuya identidad, cultura y costumbres han sido moldeados por decenas de siglos. Como dato comparativo, la media nacional de la población indígena es de 6 por cada 100 personas. Este número representa un llamado a la acción para fomentar la participación de nuestros hermanos y hermanas de comunidades mayas, donde considero debe integrarse lo necesario de este conocimiento ancestral junto con todas sus necesidades actuales, con perspectiva de género, en los planes de desarrollo urbano.

¿Ya conoces el Plan de Desarrollo Urbano (PMDU) de la Ciudad de Mérida? Te invito a leerlo ingresando al link que dejaré en las notas al pie de página. Los datos que aparecen en el PMDU son importantes porque nos sitúan en el contexto local de quiénes somos, dónde estamos, hacia dónde vamos, de qué disponemos y qué derechos tenemos, pero sobre todo, cuáles son las responsabilidades que tenemos como yucatecos y como habitantes de esta localidad, que está situada en éste momento, en un pequeño lapso de tiempo, cuyas acciones o inacciones   tienen consecuencias duraderas por cientos o miles de años, especialmente las relacionadas con el consumo de recursos naturales y la producción de energía, grandes generadores de Gases de Efecto Invernadero (GEI). (1)

 

Tiempos de pandemia

A nivel internacional, se han observado cambios de comportamiento relacionados a la COVID-19, incluyendo el tiempo que pasamos en casa, el tiempo que dedicamos a salir, la cantidad y tiempo de uso de las oficinas, la frecuencia de nuestros viajes, el uso del transporte y por supuesto en nuestra forma de comprar.

Por nuestras características como población, debemos actuar con planeación ante los cambios que vivimos. No conocemos hasta donde llegaremos, pero “The Economist” recopiló una gran cantidad de datos que muestra en gráficas el cambio del comportamiento a nivel mundial, desglosado por países. En México los cambios son notorios y aún no regresan a lo que se consideraba normal.(2)

¿Cómo podemos adoptar estos cambios a favor?

Podríamos interconectar y automatizar todo lo que podamos con los recursos que tenemos hoy. Todo es posible, pero ¿Qué tanto nos hemos acercado a estas dos importantes características? Un ejemplo es que recientemente realicé la cancelación de un servicio de internet. Al asistir al centro de atención a clientes, me sentí tranquila de estar rodeada de pocas personas en una oficina que en 2019 hubiera estado “al rebosar”. La espera fue de solo unos minutos y al llegar mi turno, la recepcionista recibió mi modem, tomó una foto del equipo y lo retiró. A continuación, me presentó al asesor que me atendería, era un señor de mediana edad de camisa blanca ¡atendiéndome desde su casa! Nos comunicamos a través de una pantalla de 21 pulgadas y pude concluir mi trámite sin pormenores. Fue muy agradable la experiencia.

Esto me recordó lo mucho que ha cambiado el mundo y las ventajas que tenemos para hacer muchas actividades desde casa, ahorrando tiempo en traslados, costo de combustible y transporte, permitiéndonos pasar más tiempo con la familia en casa ¡mi parte favorita del día!

Y es que podríamos hacer más, desde acciones individuales en casa hasta labores colectivas como empresas. Por ejemplo, podríamos pensar en que algunos chequeos médicos pueden realizarse desde un espacio con dispositivos de alta tecnología conectados a internet que nos permitan consultar vía remota, sin exponer a ninguna de las partes a la COVID-19 y sus variantes. Estimado lector, te invito a preguntarte ¿De qué manera puedes dar tus servicios vía remota? ¿Qué necesitas para empezar? ¿Están disponibles hoy a la venta los dispositivos y medios que requieres?

Si quieres leer sobre cómo Mérida se está convirtiendo en una Ciudad Inteligente, te invito a consultar mi artículo en la Revista MetrópoliMid del mes de agosto: https://metropolimid.com.mx/publicaciones-revista/

(1) ¿Pero cómo van a durar cientos o miles de años? Puedes enviarme un correo a arbologico@outlook.com y platicamos al respecto. También me gustaría saber cómo responderías ¿Quién es Yucatán? ¿Qué es Yucatán?

(2) Puedes consultar la información completa en este link https://econ.st/3rE296R 

 

 

 

Ing. Karla González Villanueva

Ing. Karla González Villanueva

Asociación Mexicana de Energía Renovable y Medio Ambiente A.C.

Suscribirse

Últimas publicaciones

¿Hacia dónde nos dirigimos?

¿Hacia dónde nos dirigimos?

La evolución experimentada por el sector energético en los últimos 25 años, ha sobrepasado cualquier pronóstico. Hoy, la energía se ha constituido en un pilar indispensable dentro de las estrategias políticas y sociales de muchas de las economías del mundo, y es...

leer más
Smart City Expo Latam Congress 2021

Smart City Expo Latam Congress 2021

  Imagina una ciudad donde tus necesidades particulares puedan ser transmitidas a quienes toman decisiones, a través de apps y/o dispositivos tecnológicos capaces de recoger información para traducirla en todo aquello que siempre soñaste tener para ti y la...

leer más

Publicidad

advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx