El reciente título obtenido por la capital del Estado, nos muestra una nueva realidad que no se centra en sus habitantes. Para viajar, para conocerla y disfrutarla como visitante, Mérida fue reconocida como la mejor ciudad del mundo por los lectores de la Revista Condé Nast Traveler. Además, se ubicó en el primer sitio de la lista en el número 32 de los Reader’s Choice Awards. No obstante, de acuerdo con las datos otorgados por la misma publicación, los factores que habrían llevado a los votantes a ubicar a la capital de Yucatán como la mejor fuera de Estados Unidos, en la categoría de las Ciudades Pequeñas, son un tanto ajenos a su infraestructura e incluso a su territorio o atractivos propios.

Las zonas arqueológicas de Chichén Itzá y Uxmal fueron determinantes para que Mérida enamorará a los más de 600 mil votantes, puesto que la posibilidad de trasladarse desde ella a ambos sitios fue uno de los hechos más atractivos. De igual forma, el puerto de Progreso fue otra condición especial que la colocó en la cima del Top, por encima de destinos como Florencia, Italia o Québec. En los textos que la describen, se invita y se señala que “hay que visitar Progreso en las costas del Golfo de México a 40 minutos de la ciudad”.

Más allá de descripciones de las coloridas fachadas de arquitectura colonial o estar empapada de la herencia de la cultura maya; poco se habla de la forma de vida de quienes viven en Mérida. Se enlistan, por el contrario, espacios netamente dirigidos a los turistas o a quienes como habitantes de la capital de Yucatán tienen la capacidad económica para visitarlos.

Sin demeritar el título obtenido, es pertinente señalar que se trata de un reconocimiento meramente promocional, para afianzar a Mérida como un destino importante en el mundo. Es una mera estrategia para ubicarla en los ojos de visitantes internacionales. No se habla de ella como una ciudad para vivir, sino de una urbe para visitar. Por eso, aunque podríamos sentirnos orgullosos de estos títulos honorarios, debemos y tenemos que invitar a la reflexión de la forma en que se están dirigiendo las acciones y políticas para aumentar la calidad de vida en nuestra metrópoli.

Porque, por un lado se vende una ciudad maquillada para el turismo internacional, teniendo que fusionarla con otros sitios cercanos para hacerla aún más atractiva. Basta recordar aquella estrategia municipal en la que se anunciaba que Mérida tiene playa, y esa playa es Progreso, el cual estrictamente es otro municipio. Así, este reconocimiento no es un logro del urbanismo, de estrategias de ordenamiento en el desarrollo, de eficientes servicios públicos, de un adecuado sistema de transporte, de avances hacia la movilidad urbana sustentable. Es más bien, un objetivo cumplido de imagen, de un póster que muestra otra ciudad: hablamos de la Mérida hecha para el consumo; para el turismo.

 

 

 

 

Jorge David Guzmán Moguel

Jorge David Guzmán Moguel

Licenciado en Periodismo, especialista en temas de divulgación y comunicación organizacional.

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx