La nueva Ley de Asentamientos Humanos y las reformas al marco normativo en Yucatán

Después de más de 10 años de espera… Yucatán finalmente renueva gran parte de su marco normativo en materia urbana, especialmente la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado de Yucatán, desde ahora LAHOTDUY, que llevaba varios años de atraso en su publicación. 

Pero ¿qué implican estas reformas?, ¿cómo afectarán al desarrollo de la ciudad, y a nuestras actividades de todos los días? 

La nueva Ley de Asentamientos Humanos y las reformas al marco normativo en Yucatán

Impacto de las nuevas leyes en materia urbana en Yucatán

Como en todo cambio del statu quo, hay opiniones encontradas. Algunos, como el maestro y abogado Jacob Sánchez, lo ven como una oportunidad, como “herramientas preventivas o restaurativas de las deficiencias que vulneran el Estado de Derecho que debe seguir imperando en Yucatán.” Se trata de reformas y cambios que eran necesarios nos explica Jacob Sánchez en su artículo en esta misma edición, pues “la necesidad de justicia crea la necesidad de una reforma normativa, y no al revés”.

En contraste, otros son más cautos, a la expectativa de analizar los siguientes instrumentos legales y de que se publiquen los reglamentos que darán operatividad al nuevo marco legal, y permitirán medir en el día a día el impacto positivo o negativo de las reformas. 

El maestro Jorge Bolio Osés, urbanista, sociólogo y Consejero de MetrópoliMid, realizó para esta edición un análisis más detallado, particularmente de la Ley de Asentamientos Humanos, cuyas notas arrojan mucha luz sobre el impacto que tendrá esta nueva Ley en la vida urbana de Mérida.

La nueva Ley de Asentamientos Humanos y las reformas al marco normativo en Yucatán

Algunos avances e innovaciones de la nueva Ley de Asentamientos Humanos

En este apartado, el maestro Bolio hace un resumen de los principales cambios positivos que representará la LAHOTDUY para el estado. Entre ellos podemos encontrar algunos aspectos clave, producto de años de gestión y lucha por parte de la sociedad civil organizada, de instituciones y de especialistas vinculados al medio urbano.

En materia de planeación, por ejemplo, se “refuerza la obligatoriedad de contar con programas de desarrollo urbano en todos los órdenes de gobierno… (y se) adopta la modalidad Esquema de Planificación Simplificada” para municipios de poca población o escasos recursos. También, se hace obligatoria la concurrencia y alineación de los programas… lo cual nos pone con gran atención y expectativa sobre la forma en la que se implementará esta disposición.

Entre los aspectos que generan alarma, Bolio Osés menciona los costos y plazos para la elaboración de los programas municipales. Sumando todas las etapas, el proceso de elaboración de un programa municipal “arroja un plazo máximo de 390 días hábiles, un plazo máximo que puede reducirse en el mejor de los casos, pero que sigue siendo excesivo”.

 

Las viviendas, por sí solas, no hacen ciudad

Con este título, el arquitecto Ricardo Combaluzier, Vicepresidente de la CANADEVI y Consejero de MetrópoliMid, nos explica en esta misma edición cómo las viviendas contribuyen en gran medida a hacer ciudad, pero también resalta cómo es indispensable complementar la vivienda con espacio público, con planeación urbana efectiva y con infraestructura pública de calidad. Una buena vivienda, sumada a un buen entorno urbano movilidad, equipamiento, servicios, infraestructura, es lo que realmente permitirá derivar en una ciudad habitable y sostenible. 

Por otro lado, Combaluzier también nos advierte del gran reto de la vivienda social en México, un déficit de vivienda derivado de que “al 70% de los afiliados (al INFONAVIT) no les alcanza ni para la vivienda más barata.”

La nueva Ley de Asentamientos Humanos y las reformas al marco normativo en Yucatán

Ciudades para la gente: convergencia de lo público y lo privado

Las ciudades para la gente, aquellas que realmente generan las condiciones de habitabilidad que nos permite crecer y desarrollarnos con calidad de vida, implican una armonización efectiva del espacio público y el privado, de nuestra casa individual, que es la vivienda, y de nuestra gran casa, que es la ciudad. 

De ahí la gran relevancia de contar con un marco legal y con un sistema de planeación urbano orientado al desarrollo de ciudades sostenibles, que garantice un crecimiento ordenado, el acceso a servicios y equipamientos públicos, condiciones de equidad, movilidad eficiente y accesible y, muy importante también, un estado de derecho que dé certeza y seguridad, pero sobre todo visión y rumbo al crecimiento de la ciudad.

 

«Las ciudades para la gente, aquellas que realmente generan las condiciones de habitabilidad que nos permite crecer y desarrollarnos con calidad de vida, implican una armonización efectiva del espacio público y el privado, de nuestra casa individual, que es la vivienda, y de nuestra gran casa, que es la ciudad».

David Montañez Rufino
Maestro en Diseño, Gestión y Dirección de Proyectos. Fundador y director general de la plataforma urbana M50.

direccion@metropolimid.com.mx