Los Programas Municipales de Desarrollo Urbano (PMDU) son una herramienta esencial para la toma de decisiones, para la implementación de políticas y estrategias, para llevar a cabo lo planeado, así como para la evaluación de las propuestas; todo ello en busca del interés general de la ciudadanía. La Secretaría de Desarrollo Urbano Territorial y Urbano (SEDATU) es la Institución encargada de fijar los lineamientos y contenidos para la elaboración de los PMDU. Recientemente ha publicado: la Guía Rápida Simplificada (2020) y la Guía Metodológica (2017).
 

El Nivel Estratégico es uno de los capítulos que deben contener los PMDU –además de los antecedentes, normativo, programación y corresponsabilidad sectorial, instrumentación, seguimiento y evaluación de las acciones–. El capítulo es importante porque es donde se interpretan las problemáticas encontradas –en los niveles anteriores– y se determinen los mecanismos y acciones para que la imagen objetivo –situación actual versus escenario deseado a corto plazo– llegue a materializarse y a llevarse a efecto. En el presente artículo hacemos un estudio comparativo de los capítulos Estratégicos de los Programas de Valladolid y de Mérida.

 

 

El PMDU de Valladolid

El PMDU de Valladolid publicado en este año fue elaborado por ONU Hábitat en colaboración con el consorcio IDOM urbanística. En el Nivel estratégico el esquema que plantea es: problema-estrategias de solución-objetivos-proyectos. Con una división por ejes temáticos (ambiental, social y económico, territorial y urbano y movilidad) que mantiene a lo largo de los diferentes capítulos, se identifican los principales hallazgos y problemas a los cuales les corresponden estrategias de solución, y se enuncian los mecanismos para alcanzar la imagen objetivo del municipio. A cada estrategia corresponde uno o varios objetivos de los que se delinean los proyectos/programas/acciones.

Tomemos como ejemplo un caso del Eje Urbano territorial, en el cual se identificó el problema/hallazgo: Centro histórico con gran potencial arquitectónico, paisajístico y cultural. La estrategia diseñada es: Puesta en valor del patrimonio natural, arqueológico, histórico y cultural del municipio de Valladolid. Para alcanzarlo puntualiza el objetivo: Conservación de los valores patrimoniales y promoción de actividades económicas asociadas con la vocación histórica y cultural de Valladolid. La línea de acción que enuncia es: Mejoramiento del centro histórico, y hacer visible la identidad histórico cultural del municipio de Valladolid que impulsen la creación de empleos. Para poder realizarse propone cinco acciones:

1) Programa de Rescate Integral del Centro Histórico de la Ciudad de Valladolid, Yucatán (Cuarta Etapa).

2) Mejoramiento de imagen urbana, en el entorno del Mercado Donato Bates de Valladolid.

3) Apertura y declaratoria de Zona Arqueológica Kamul.

4) Reconocimiento de polígonos A y B de Zona de monumentos del centro histórico de Valladolid y

5) Rehabilitación de la Calzada de los Frailes del Municipio de Valladolid, Yucatán.

Estas acciones son productos concretos cuyos resultados son fácilmente medibles y evaluables. En este Programa, después de la observación de las estrategias y las líneas de acción, se determinan las zonificaciones primaria y secundaria.

El PMDU de Mérida

El PMDU de Mérida fue elaborado por el Instituto Municipal de Planeación en el 2017 y a partir del 2018 se ha planteado su modificación que aún no concluye. En el inciso de Políticas, estrategias y acciones, que es el último del capítulo Estratégico, propone el esquema: acciones-líneas estratégicas-estrategias-acciones. Las acciones –con las que inicia el esquema–, se dividieron en: de crecimiento, de mejoramiento, de conservación y de gestión. División que limita mucho el desarrollo de propuestas, las cuales se circunscriben a dichas actividades.

Para ilustrar lo anterior presentamos un ejemplo, a la Acción de mejoramiento se le asigna la línea estratégica: atención a zonas con conflictos socioespaciales en el municipio de Mérida. Cuya estrategia es: Mejoramiento de las condiciones urbanas en las zonas con conflictos socioespaciales, que se alcanzaría con las siguientes seis acciones:

1) Mejorar el entorno urbano y paisajístico;

2) Ampliar la cobertura de los servicios públicos municipales y nivel de equipamientos en los subsistemas de recreación, deporte, cultura y comercio, priorizando zonas con alto índice de marginación y rezago por fragmentación,

3) Impulsar el uso social de los espacios de convivencia y recreativos en áreas con altos niveles de inseguridad pública, disminuyendo la percepción de inseguridad, al convertirlos en espacios dinámicos y concurridos,

4) Ampliar la cobertura de infraestructura urbana y servicios públicos municipales,

5) Fomentar el uso de predios baldíos, subutilizados y en abandono, con usos vinculados al equipamiento urbano de los subsistemas de salud y asistencia social, y

6) Dotar de equipamiento urbano y servicios públicos en congruencia con lo establecido en el Sistema de Funcionamiento Urbano Territorial.

Como se puede observar las acciones no indican dónde se van a llevar a cabo, ni a qué tipo de servicios e infraestructura se refieren, tampoco menciona el proyecto/programa/acción concreto y materializable.

De acuerdo a la Guía Rápida de SEDATU, la Zonificación primaria debe derivar de las estrategias, tal y como se presenta en el de Valladolid. En el PMDU de Mérida, la Zonificación primaria, que se elaboró antes, otorga una superficie muy grande al futuro crecimiento, aún cuando a lo largo del documento se hace énfasis en la problemática de la expansión urbana. Dicha zonificación debía reflejar la intención de limitar la expansión.

Los sistemas de centros de población y de funcionamiento urbano territorial de Mérida, desarrollados ampliamente en los primeros incisos del Nivel Estratégico, que se presentan como propuestas o modelos deseados a futuro; en realidad son descripciones del estado actual de las jerarquías de las localidades del municipio, de las zonas de especialización (industrial, de reserva, etc.), y de supuestas centralidades que se generan a partir de la confluencia de comercios y servicios. A diferencia de éste, en el PMDU de Valladolid, los sistemas de funcionalidades y de centralidades se desarrollaron en el capítulo previo, dejando clara y explícitamente la “situación actual” y el “modelo a futuro”, a partir de los cuales se delinean las estrategias. En el de Mérida no se plantean estrategias para la materialización de los supuestos escenarios deseados de los sistemas de funcionamiento y de centralidades.

Es de destacar el hecho de que Mérida no ha tenido un Plan Parcial del Centro Histórico o Programa de Rescate, sobre todo considerando que su Zona de Monumentos Históricos es la segunda más grande del país. El PMDU de Mérida, a diferencia del de Valladolid, no propone dicho Plan, ni como un proyecto ni como una acción.

El diseño de estrategias y acciones concretas a problemas detectados constituye uno de los elementos principales para que el documento sea de utilidad y que no represente meramente el cumplimiento de un requisito. Es evidente que, dadas las graves problemáticas urbanas que tiene Mérida, es urgente un nuevo PMDU que sea realmente una herramienta para la toma de decisiones, que establezca dirección del desarrollo urbano y que permita la implementación de políticas y estrategias para llevar a cabo lo planeado.

Susana Pérez Medina

Susana Pérez Medina

Doctora en Urbanismo por la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabaja en el Departamento de Ecología Humana de Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, Unidad Mérida.

Suscribirse

Más leídos

Publicidad

advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx