¡Sin duda, uno de los más grandes de nuestro País y uno de los más vivos! Con una huella urbana de casi 880 hectáreas, contiene un alto valor patrimonial para orgullo y disfrute de los emeritenses, así como una grata sorpresa para quienes, por primera vez, lo visitan. Además de la calidez de su gente, los bienes y servicios son de gran diversidad y muy buena calidad.

Actualmente el Centro Histórico de Mérida posee instrumentos técnicos-jurídicos vigentes, que, aunque fueron elaborados en distintos tiempos, a más de 40 años, han promovido un incremento en el conocimiento de los ciudadanos acerca de la importancia de los valores del patrimonio edificado. La tarea ha sido ardua y con el paso del tiempo se nos pueden olvidar algunas acciones prioritarias que en su momento no fueron sencillas de ejecutar, como: combatir una modernidad que pretendía sustituir alguna edificación histórica; solucionar las asociaciones funcionales en detrimento de los inmuebles con valor; enfrentar el uso de la arquitectura como soporte publicitario; modificar la excesiva presencia de unidades de transporte público y privado que utilizaba el Centro Histórico como zona de paso; promover las intervenciones en edificios con alto grado de deterioro; impulsar el mejoramiento de la imagen urbana; o resolver la inseguridad física del peatón, como principal usuario de la zona.

 

 

El Programa Parcial de Desarrollo Urbano del Centro Histórico de Mérida (2004), expresa que …se desarrolló como consecuencia de la coincidencia de tres actores que han procurado la protección del Centro Histórico, siendo estos la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, la Facultad de Arquitectura de la UADY y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, y se estructura desde la perspectiva de que es parte importante del Programa Municipal de Desarrollo Urbano de la ciudad de Mérida…

Sin embargo, el propio dinamismo de las actividades que se realizan al interior de esta zona de la Ciudad requiere también de revisar y priorizar los acuerdos entre todos sus actores. Si aceptamos a la planeación urbana como un medio que pudiera ser eficaz para determinar las acciones a seguir, se deberá intentarlo otra vez, cuando la sociedad civil está más organizada y los gobiernos locales han fortalecido sus dependencias y entidades públicas relacionadas con el tema; sería plausible que en el proceso de la modificación del Programa Municipal de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Mérida (2020), incluyan en su estrategia, la elaboración de una nueva versión del Programa Parcial de Desarrollo Urbano del Centro Histórico de Mérida.

En caso de llevar a cabo este ejercicio de planeación urbana, y por ser esta una Zona de Monumentos Históricos (1982) donde se advierten casi 4 mil edificios con valor histórico y un buen número de plazas y jardines, las consultas ciudadanas deberán promover la participación de quienes ahí circulan, disfrutan, trabajan y habitan, además de involucrar de manera precisa a los propietarios de los inmuebles; entendiendo que la mayor parte de estos inmuebles son de propiedad particular y que están insertos en una actividad usufructuaria.

Punto importante será definir el concepto de Centro Histórico, ya que su ambigüedad no ha permitido expresar acciones asequibles que puedan generar un mayor estímulo y entendimiento en la población involucrada con esta zona.

Es un hecho que nuestro coma colectivo producido por la pandemia del COVID-19, ha multiplicado el uso de las tecnologías digitales en quienes permanecemos en algún tipo de confinamiento y/o hemos acusado límites en nuestra movilidad habitual. Sin duda, la consulta ciudadana para la elaboración de este nuevo Programa deberá adecuarse a un nuevo esquema de recepción y análisis de las opiniones, reconociendo que la sociedad en general ha desarrollado un incremento en su sensibilidad para relacionarse y opinar en temas de su interés.

Hoy, con la participación de una mayor cantidad de asociaciones académicas y civiles, así como organismos empresariales y públicos, seguro se podrían definir unas líneas estratégicas más puntuales para lograr objetivos exitosos que animen aún más a la revitalización del Centro Histórico.

El Centro Histórico de Mérida es patrimonio de la Nación; requiere de un gran compromiso conservarlo para nuestras futuras generaciones, y los emeritenses tienen hoy la oportunidad.

 

“Sería plausible que en el proceso de la modificación del Programa Municipal de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Mérida (2020), incluyan en su estrategia, la elaboración de una nueva versión del Programa Parcial de Desarrollo Urbano del Centro Histórico de Mérida”.

José G. Buenfil Burgos

José G. Buenfil Burgos

Arquitecto. Coordinador del Expediente Técnico para inscribir a la Ciudad de San Francisco de Campeche, en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Suscribirse

Últimas publicaciones

El árbol, la nueva moneda de la eficiencia energética

El árbol, la nueva moneda de la eficiencia energética

  Vivimos tiempos de cambio. Hemos visto una campaña de ahorrar energía impulsada por el gobierno federal, donde invitan a ser más eficientes en los consumos, sobre todo en las “horas pico”. Si revisamos todo el panorama energético, vislumbramos un futuro en el cual...

leer más

Publicidad

advertisement advertisement advertisement

Derechos Reservados ⎮ MetrópoliMid 2019

CONTÁCTANOS

info@metropolimid.com.mx

direccion@metropolimid.com.mx